ZAD, una vida fuera del capitalismo

La ZAD (Zona A Defender) es un movimiento de resistencia, un lugar donde las personas proponen una alternativa a la sociedad capitalista.

Por Sarah Foriel-Destezet

Desde abril 2018, el gobierno francés ejerce una fuerte represión sobre los zadistas, un grupo de personas que lucharon contra la construcción de un aeropuerto. El evento parece pequeño al nivel internacional pero es una batalla de ideas que muestra la opresión que ejerce un gobierno sobre una ideología que rechaza al poder, al dinero y a la autoridad.

Hace 40 años, en Francia, el gobierno planteó la construcción de un nuevo aeropuerto que sería una plataforma económica en la comuna Notre-Dame des Landes situado en el norte del país. Sin tomar en cuenta a los habitantes de la zona, este proyecto iba a destruir un ecosistema en el que habitan muchas especies amenazadas. Desde la década de los 70 existe una lucha entre las personas que habitan esta zona y el gobierno.

Desde 2010, distintas personas de todo el país que están en contra de este proyecto han venido instalarse en el lugar, primero para ocupar el espacio y luego para construir una comunidad que vive de la auto-gestión y lleva a la practica ideas para una nueva sociedad y nuevas formas de relacionarse. Se iniciaron distintos proyectos como la construcción de cabañas, huertos colectivos, intercambio sin dinero, y biblioteca entre otros. Tanto el movimiento como el lugar se llaman ZAD que significaba, para los fomentadores, Zona de “desarrollo/ordenación diferido ” y ahora significa Zona A Defender. Quienes viven en estas zonas son los Zadistas, militantes ecologistas que luchan contra el capitalismo y la violencia estatal. Sus acciones buscan proteger la naturaleza y oponerse al sistema capitalista. Otras ZAD empezaron a surgir en distintas partes de Francia.

“Nuestros deseos, viviendo sobre el lugar previsto para el aeropuerto, son varios: vivir sobre un territorio en lucha, lo que nos permite estar más cerca de las personas que se oponen al proyecto desde hace 40 años y poder actuar en los tiempos de las obras; aprovechar los espacios abandonados para aprender a vivir juntos, cosechar la tierra, ser más autónomo respecto al sistema capitalista“, explican los zadistas en su sitio zad.nadir.org.

El gobierno hizo varias operaciones militares para expulsar a los zadistas. En octubre 2017, durante un enfrentamiento, el militante de 21 años Rémi Fraisse fue asesinado por la policía.

En enero 2018, el gobierno canceló la construcción del aeropuerto sin embargo ahora quiere recuperar las tierras para “luchar contra el anarquismo”. El estado mandó más de 2500 policías para echar 200 o 300 zadistas, con el objetivo de imponer su autoridad.

Los efectivos policiales han actuado con extrema violencia destruyendo huertos y casas, maltratando animales y dejando a más de 150 personas heridas.

En las ultimas semanas la represión del estado esta más fuerte que nunca y la prensa nacional justifica la acción de la policía. En estos momentos, miles de personas se han juntado en la zona para apoyar la lucha.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *